Corrector de Espalda: ¿Funciona?

En este artículo te explicaré si un corrector de espalda es realmente útil para mejorar la postura de tu espalda o no.

corrector de espalda

 

 

Hola!

Soy Sheila Eiris, tu fisioterapeuta.

¿Quieres saber si el corrector de espalda funciona y te pondrá la espalda recta?

Pues siento decirte que no.

El corrector de espalda no te pondrá la espalda recta y más abajo te explico por qué.

Pero, si te pasas mucho tiempo sentado/a delante del ordenador, el corrector postural sí que te ayuda a no curvarte tanto.

Así que lo importante es que sepas para qué quieres usar un corrector de espalda.

Resumen:

El corrector de espalda no te pone la espalda recta.

¿Por qué el corrector no pone la espalda recta?

El corrector de espalda no te pone la espalda recta porque no pone fuertes los músculos de tu espalda.

Es un elemento totalmente pasivo.

Si tu espalda está torcida es porque te falta fuerza en los músculos de la espalda.

Y la única manera para poner fuertes los músculos de la espalda es haciendo ejercicios específicos.

El corrector es un aparato que te colocas como una mochila, te lleva los hombros hacia atrás, te sujeta la espalda y te la mantiene “recta”, pero no pone fuertes los músculos de la espalda.

Y si los músculos no funcionan bien, la espalda no se pondrá nunca recta.

Llevar puesto un corrector de espalda es como llevar puesto un yeso que puedes quitar y poner.

¿Y qué hace un yeso?

El yeso te mantiene el hueso quieto para que se cure, pero los músculos (al no moverse) se quedan sin fuerza.

Si alguna vez has tenido un brazo enyesado ¿recuerdas lo que te costaba coger un simple vaso de agua una vez sacado el yeso?

Al principio vas a estar contento/a porque tienes la espalda recta mientras estás trabajando y puede que tengas menos molestias de espalda.

A la larga, tus dolores de espalda volverán.

Porque estás teniendo tu espalda quieta y fija como la tenías antes, solo que antes la tenías curvada y ahora la tienes recta.

El dolor de espalda lo tienes porque tienes la espalda rígida y sin fuerza, da igual que esté recta o curvada.

¿Para qué sirve el corrector de espalda?

El corrector de espalda sirve para mantener tu espalda erguida mientras tienes el corrector puesto.

Por tanto, si eres una persona que trabaja sentada delante de un ordenador sí considero útil su utilización, porque no deja que te curves.

Y la sensación de espalda erguida se mantiene media hora después de quitarte el corrector.

Pero repito: no te pondrá la espalda recta.

Es más bien un recordatorio que tienes puesto y que te ayuda a darte cuenta de que no estás teniendo la espalda recta.

Pero si realmente quieres lucir una espalda erguida, recta y sin dolor, el corrector de espalda no debe ser tu única fuente para mantener tu espalda recta.

Más bien lo debes usar de “mantenimiento”.

Porque el corrector no va a atacar a la verdadera raíz de tu problema, que son los músculos de tu espalda sin fuerza.

¿Cómo se utiliza un corrector de espalda?

Te colocas el corrector como si fuese una mochila, y según qué modelo uses:

  • Te sujeta solo la espalda alta
  • También te sujeta la espalda baja
  • o Vibra cuando curvas tu espalda

Lo debes usar máximo 2 horas al día, porque la espalda se agota de estar tanto tiempo recta.

Al principio te costará tenerlo puesto tanto tiempo porque tu espalda no está acostumbrada a estar recta.

Así que úsalo los minutos que puedas aguantarlo, no te fuerces.

Lo que hace el corrector es mantenerte los hombros hacia atrás y mantenerte la espalda recta y quieta como si llevases puesto un corsé.

Uno de los problemas es que las asas que pasan por debajo de la axila acaban rozando la zona de las axilas y puede ser bastante molesto.

Mi consejo

El corrector de espalda es un instrumento que cuesta poco, así que por la inversión que supone, te aconsejo que lo pruebes y valores.

Si trabajas delante del ordenador, te ayuda a mantener tu espalda recta mientras tienes el corrector puesto.

Sé que no tienes tiempo y que no entiendes de músculos ni de huesos.

Y que lo único que quieres es algo que te ponga la espalda recta y ya.

Pero, sí realmente quieres tener la espalda recta, no debes usar este aparato como única fuente para conseguirlo.

Porque, sinceramente, no lo vas a conseguir.

No es necesario que hagas ejercicios complicados, ni que te machaques en el gimnasio ni que pases largas horas haciendo ejercicio.

Pero sí necesitas hacer ejercicios específicos para poner fuertes tus músculos.

Y te basta con hacer solo 10 minutos al día de ejercicios específicos.

El corrector lo puedes usar de “mantenimiento”, pero no como única fuente para mantener tu espalda recta.

Te cuento mi experiencia.

Yo me compré un corrector de espalda con vibración.

Cada vez que me acerco al ordenador y curvo la espalda, el corrector me avisa.

Al principio estaba muy contenta, porque no me curvaba.

Pero ya me cansé y no lo utilizo.

Fue un agotamiento físico y mental, porque no podía curvarme ni un segundo que ya el aparato estaba vibrando.

A lo mejor tú eres más constante que yo.

Pero reconozco que mientras lo tuve puesto, el corrector de espalda cumplió su función.

Conclusión

El corrector de espalda no funciona para poner tu espalda recta.

Porque una vez te sacas el corrector, tu espalda vuelve a curvarse.

Considero que el corrector puede ser muy útil si eres una persona que trabaja sentada delante del ordenador, porque te mantiene la espalda erguida durante el trabajo.

Pero una vez te saques el corrector, tu espalda vuelve a curvarse.

Así que el corrector de espalda lo puedes usar de “mantenimiento”, pero no puede ser tu única fuente para tener tu espalda recta.

Porque para tener la espalda recta y lucir una buena postura, necesitas poner fuertes los músculos de tu espalda.

Y esto solo lo conseguirás mediante ejercicios específicos.

No hay otra vía.

 

Si tienes cualquier duda no dudes en escribirme a info@sheilaeiris.es

Un abrazo!

Sheila

Mejora tu postura, alivia tu dolor de espalda. Accede al mini curso postural gratuito!

Leave a Comment