Diafragma tenso ¿cambia la POSTURA?

En este artículo entenderás cómo el diafragma tenso, y en consecuencia una respiración “incorrecta“, pueden cambiar la postura. Y aprenderás 2 ejercicios muy sencillos para reducir la tensión del diafragma para notar grandes beneficios.

Diafragma modifica la postura

Hola! Soy Sheila Eiris, tu fisioterapeuta.

¿Sabías que un diafragma tenso y, por tanto, la forma en que respiras afecta de manera significativa tu postura?

De hecho, existe una conexión profunda entre la respiración y la postura, pero esta importante conexión a menudo se infravalora o se ignora.

¿Por qué es fundamental NO ignorar la relación entre respiración y postura?

Porque mejorando tu forma de respirar mediante ejercicios que veremos con más detalle en este artículo, podrás experimentar una serie de beneficios, como:

  • mejorar tu forma de moverte
  • mejorar tu postura
  • sentir alivio en tus molestias de espalda o cuello, asociado a cualquier problema músculo-esquelético

En concreto, hay un músculo en el que debemos centrarnos, porque su papel es fundamental para nuestro bienestar: el diafragma.

El diafragma: dónde está situado y cómo funciona

músculo diafragma

El diafragma es el principal músculo de la respiración. Gracias a él, los pulmones se pueden llenar y vaciar de aire.

Como ves en la imagen, tiene una forma de cúpula y está situado más o menos en la mitad del tronco: separa los pulmones de las vísceras intestinales.

Es un músculo muy grande enganchado a las costillas y a las vértebras lumbares.

Al estar unido a las vértebras lumbares y al tórax (y al ser un músculo tan grande y potente), es importante saber que cuando no se utiliza correctamente, estas zonas donde está enganchado (columna vertebral y caja torácica) también pueden verse afectadas.

Diafragma y tensión emocional

miedo

Además de estar conectado con la caja torácica y la columna, el diafragma también tiene una conexión profunda con nuestra “tensión emocional”.

Fíjate bien: cuando estás nervios@ ¿cómo respiras?

Cuando nos encontramos en un estado de estrés, una de las primeras cosas que hacemos es modificar nuestra respiración, alterando la forma en que utilizamos el diafragma (por ejemplo, contrayéndolo en exceso).

Pasamos de una respiración relajada, amplia y profunda, a una respiración más superficial y corta, que utiliza principalmente la zona superior del pecho, hombros y cuello.

Cuando el diafragma no funciona bien, lo que puede traducirse en una respiración incorrecta, endurecemos los hombros y nos vemos obligados a hundirnos más.

Como consecuencia, a menudo empezamos a experimentar dolores generalizados en diferentes zonas alejadas del diafragma.

¿Qué sucede cuando el diafragma está tenso y no respiras correctamente?

Cuando el diafragma está tenso, es como si tuvieses un cinturón apretado cerrando tus costillas (como ves en la imagen de aquí abajo).

diafragma tenso

Al respirar correctamente, deberías de mover las costillas.

En cambio, cuando el diafragma está tenso, las costillas no se mueven.

Como debemos de seguir respirando, que es una acción que hacemos de manera automática unas 23.000 veces al día, de alguna manera tenemos que respirar, ¿no?

Por lo que respiramos de manera exagerada por debajo del diafragma (inflando barriga) y/o de manera exagerada “inflando” hombros y cuello.

De tal manera que tendemos a acumular una tensión considerable en nuestros hombros y cuello, principalmente.

Una de las cosas más comunes que sucede es que la postura tiende literalmente a cerrarse: los hombros hacia adelante, la columna curvada y la cabeza adelantada.

Cuando el diafragma está más tenso (por una respiración incorrecta), la zona de la espalda también estará más tensa, estresada y dolorosa.

A partir de aquí comenzaremos a experimentar toda una serie de síntomas, más o menos molestos.

Síntomas #1 de una respiración inadecuada

Los síntomas de una respiración incorrecta son variados y pueden ser diferentes según la persona.

Sin embargo, los más comunes incluyen:

  • dolor cervical y contracturas (a menudo en ambos lados)
  • dolor y contracturas en los omóplatos (escápulas)
  • rigidez y dolor en la espalda.

¿Por qué estas áreas específicamente?

Porque están estrechamente conectados al diafragma, como te expliqué unos párrafos más arriba.

Obviamente, la respiración incorrecta no es la única causa potencial de dolor muscular, pero sin duda es una de las principales.

Síntomas #2 de una respiración inadecuada

Además de los dolores de cuello, escapular y espalda, cuando no respiramos correctamente muchas veces también sentimos una sensación de cansancio generalizado.

La razón es bastante obvia: si no respiro bien es fácil que me sienta más cansado de lo que debería.

En primer lugar, estoy menos oxigenado de lo que debería y, además, todas las tensiones musculares que se acumulan suelen hacer que me mueva con más dificultad y menos libertad.

Para usar una metáfora, imagina llevar un traje demasiado pequeño: si uso un traje 2 tallas más pequeño de lo que suelo usar, claramente tendré más dificultades para moverme y estaré más cansada de lo que debería.

Realizando ciertos ejercicios para estimular los músculos respiratorios puedo obtener beneficios y, finalmente, lucir un vestido de la talla “adecuada” para mí.

¿Qué puedes hacer para reducir la tensión del diafragma y mejorar tu respiración?

Hemos visto cómo la respiración es importante para la postura y, sobre todo, hemos comprendido que cuando no respiramos bien muchas veces experimentamos una serie de síntomas (p. ej. dolor de espalda, fatiga, tensión muscular, etc.).

Entonces, ¿qué podemos hacer para respirar correctamente?

La respuesta es bastante sencilla: realiza ejercicios de respiración sencillos todos los días.

Si sueles realizar algún tipo de actividad física, es una gran idea incluir ejercicios de respiración en tu rutina de calentamiento.

Los ejercicios de respiración simples permiten que los músculos respiratorios hagan mejor su trabajo y, como hemos visto, puedes obtener innumerables beneficios de ellos.

Atención, es importante subrayar que no existe exactamente una forma “correcta” o “incorrecta” de respirar.

Cada uno de nosotros respira de forma diferente (con diferencias más o menos marcadas) pero lo que absolutamente queremos hacer con nuestros ejercicios es permitir que nuestros músculos respiratorios trabajen al máximo.

Es decir, queremos que nuestros músculos sean capaces de dar el 100% de su potencial, estimulándolos adecuadamente para que no estén demasiado contraídos.

A continuación te muestro 2 ejercicios sencillos de respiración que puedes hacer cada día.

El consejo, sin embargo, es no limitarse a simples ejercicios de prueba, sino tomarse el asunto en serio y organizar un buen plan de trabajo estructurado, que permita reducir la rigidez muscular no solo a nivel respiratorio.

Puedes hacerlo a través de mi programa “Mejora tu Postura”, el cual te invito a probar gratis durante 7 días haciendo clic aquí. 

Ejercicio respiratorio 1

Ejercicio respiratorio 2

Conclusión

Ahora que hemos visto una descripción general del papel del diafragma, quiero reiterar que el trabajo respiratorio tiene un enorme potencial para cada uno de nosotros.

Hay personas cuyos síntomas y contracturas musculares han mejorado notablemente tras un trabajo de respiración como el que propongo en mis cursos.

Los beneficios no serán los mismos para todos porque cada uno de nosotros tiene un físico y unas necesidades específicas, pero para gran parte de las personas los beneficios son inmediatos y notables.

Le recomiendo absolutamente que realice ejercicios de respiración con regularidad, posiblemente realizando ejercicios de respiración todos los días.

Si nunca antes has hecho ejercicios de respiración, mejor aún: seguro que pueden proporcionarte alivio y mejoras significativas.

Mejora tu postura, alivia tu dolor de espalda. Accede al mini curso postural gratuito!

Leave a Comment