Dolor de espalda que baja por la pierna: causas y qué hacer

En este artículo te explicaré todas las causas que provocan el dolor de espalda que baja por las piernas y dos de los mejores ejercicios para tratar esta problemática (en la mayoría de los casos)

dolor de espalda y piernas causas y 2 ejercicios
dolor de espalda y piernas causas y 2 ejercicios

 

Muchas personas informan tener, junto con el dolor lumbar, una irradiación también en las piernas, de diferentes maneras.

Algunas personas sienten el dolor en la parte de delante de ambas piernas, otras en la parte de atrás del muslo, otras en el glúteo

Es más común que el dolor se irradie desde la parte baja de la espalda hacia las piernas de un solo lado, pero no es raro que el problema ocurra en ambas piernas.

Y también puede suceder que no haya dolor, sino más bien una sensación de piernas débiles.

De hecho, no es raro ver a personas que tienen problemas de dolor o debilidad en las piernas, ¡y no tienen ningún tipo de dolor de espalda!

Si sufres síntomas similares a los que te he descrito, sigue leyendo porque estás en el lugar adecuado.

En este artículo veremos:

  • Cuáles son los problemas de la columna lumbar que se pueden irradiar a las piernas
  • Qué visitas y/o pruebas pueden ser útiles
  • Una serie de ejercicios y consejos para empezar a tener beneficios de inmediato

Verás que al final de este artículo tendrás ideas claras sobre el problema, con una estrategia para poner en práctica de inmediato

1. Dónde se localiza el dolor de piernas relacionado con problemas lumbares

El dolor que baja por las piernas que proviene de problemas en la parte baja de la espalda puede manifestarse de varias maneras.

Principalmente, podemos tener dolor en:

  • Parte posterior de una sola pierna (dolor ciático)
  • Misma zona, pero en ambas piernas (ciática bilateral)
  • Parte anterior y lateral en una o ambas piernas (cruralgia)
  • Dolor a nivel de las nalgas
  • Dolor en la ingle

Vamos a ver una por una y brevemente qué características tienen estos dolores.

Dolor en la parte posterior de una sola pierna (dolor ciático)

Zona dolor ciática
Zona de Dolor provocada por Ciática

 

El dolor de ciática es el problema más común en la parte baja de la espalda.

El dolor comienza en un glúteo y desciende por la parte de atrás de la pierna, incluso puede sobrepasar la rodilla y llegar hasta el pie (no pocas veces)

Hay varias causas por las que puede aparecer:

  • Hernia discal
  • Síndrome piriforme
  • Molestias por sobrecarga muscular

Te lo explico con más detalle un poco más abajo.

Dolor de espalda en ambas piernas (ciática bilateral)

Es más raro, pero no tan raro, que el dolor ciático ocurra en ambos lados.

A veces esto sucede en ambas piernas al mismo tiempo, otras veces los dos lados parecen alternarse.

Este tipo de dolor es típico:

  • Cuando hay irritación muscular generalizada
  • En caso de una hernia de disco que afecte a ambas raíces nerviosas
  • Cuando hay una estenosis del canal vertebral, es decir, un estrechamiento del espacio por donde pasa la médula espinal

Dolor en la zona anterior y lateral de una sola pierna (cruralgia)

Similar a la ciática pero en la zona de delnate de pierna y algo lateral.

En este caso estamos hablando de cruralgia, porque es el nervio crural (o nervio femoral) el que está afectado.

Aquí también, las causas pueden ser diferentes, como por ejemplo:

  • Hernia discal
  • Excesiva contracción de los músculos anteriores(ilio-psoas sobre todo)
  • Problemas viscerales (intestino o útero-ovario en mujeres)

Un poco más abajo te explico más en detalle.

Dolor en la zona anterior y lateral de ambas piernas (cruralgia bilateral)

El dolor en la región anterior de ambas piernas es un poco más particular.

El dolor anterior en ambas piernas ciertamente puede estar relacionado con factores “mecánicos” clásicos como:

  • Hernia de disco que afecta a ambas raíces nerviosas
  • Estenosis (estrechamiento) del canal espinal

Sin embargo, es muy común que el dolor anterior sea la expresión de una sobrecarga muscular.

Y es muy frecuente que esta “sobrecarga” muscular esté muy relacionada con situaciones fuertes de ansiedad o angustia emocional.

Los músculos anteriores de las piernas tienen fuertes conexiones con los estados emocionales: de hecho, cuando estamos asustados, “las piernas fallan” y tendemos a sentarnos y encogernos.

Con los ejercicios que te mostraré al final del artículo, es posible estimular los músculos de manera efectiva, incluso para este tipo de problemas.

Dolor en los glúteos (uno o ambos)

El dolor en la zona de los glúteos puede aparecer como la “parte inicial” del dolor ciático (que luego se irradia hacia el muslo y hacia la espalda), o puede presentarse como un problema por sí solo.

En este caso, a menudo está relacionado con una inflamación de una o ambas articulaciones sacroilíacas.

La articulación sacroilíaca es el punto de “unión” entre la columna vertebral y la pelvis.

Te hablo de ella más abajo, pero si quieres saber más puedes leer mi artículo sobre sacroileitis.

Dolor en la ingle (uno o ambos)

El dolor de ingle es más típico de problemas de cadera que de problemas lumbares.

Sin embargo, hay situaciones en las que los problemas de la zona lumbar afectan a la ingle, como por ejemplo:

  • Inflamación del músculo psoas ilíaco
  • Inflamación de la articulación sacroilíaca
  • Excesiva tensión músculo cuádriceps

Ambas cosas las veremos más abajo con una serie de ejercicios para mejorar de forma inmediata.

¿Qué problemas de espalda pueden causar dolor en las piernas? (y dónde ocurre cada uno)

En las líneas anteriores hemos visto las características del dolor en las piernas cuando la causa está en la zona lumbar.

Ahora veamos qué problemas de la zona baja de la espalda pueden irradiarse a las piernas.

Por supuesto, son los mismos problemas que mencioné antes.

Ahora veamos qué es y dónde se manifiesta típicamente cada uno de ellos.

1. Hernia discal

La hernia discal es la reina de los problemas lumbares que se irradian a la pierna.

Imagen anatómica protusión y hernia discal
Disco normal- Protusión discal- Hernia discal

 

En esencia, es la ruptura de uno o más discos intervertebrales, las estructuras que actúan como “amortiguadores” entre una vértebra y otra.

Cuando el disco se rompe y sale su “relleno”, este “relleno” puede tocar una o ambas raíces nerviosas que están ahí cerquita del disco.

Te explico con más detalle qué es una hernia discal en uno de mis artículos más leídos, con una explicación muy sencilla y fácil de entener (nada de términos anatómicos)

En el caso de que una hernia discal provoque dolor, el dolor suele manifestarse:

  • En la zona posterior de una o ambas piernas (ciática herniada L4-L5 o L5-S1)
  • Al nivel de los gemelos
  • En la zona anterior de una o ambas piernas (L3-L4 hernia cruralgia)

Es importante que sepas que en el 95% de los casos en los que se diagnostica hernia discal, el dolor de espalda no está provocado por la hernia, sino por toda la tensión musculuar que hay en la espalda y músculos cercanos.

2. Estenosis del canal vertebral

La médula espinal es un grupo de nervios que corre por “dentro” la columna vertebral.

Las vértebras que forman la columna vertebral se arquean y crean un canal donde la médula espinal se encuentra protegida como en una casa.

Sin embargo, algunas personas tienen un canal muy estrecho y la médula espinal queda apretada y comprimida como si fuera una persona en un ascensor lleno de gente (a nivel lumbar no hablamos de médula espinal, sino de nervios “sueltos” que se conectan con las piernas y los pies)

Esto puede pasar por:

  • Conformación congénita
  • Estrechamiento debido a la artrosis, que crea microcalcificaciones vertebrales

En el caso de la estenosis del canal espinal, el dolor suele ser en ambas piernas y puede aparecer:

  • En la zona anterior (cruralgia bilateral)
  • En la zona posterior (ciática bilateral)

La estenosis del canal vertebral es mucho más frecuente en las personas mayores, ya que a menudo está relacionada con la artrosis.

 3. Sacroilitis

La articulación sacroilíaca es el punto de contacto entre el ilion (pelvis) y el sacro (columna vertebral).

Dibujo anatómico sacroileitis
Anatomía sacroilíaca

 

la inflamación de la articulación sacroilíaca (o sacroileítis) no es tan rara: algunas estadísticas dicen que alrededor del 30% del dolor de espalda se debe a la inflamación de la articulación sacroilíaca.

Al ser una articulación con un movimiento muy limitado, es común que se inflame cuando los músculos de la zona (especialmente el glúteo y el psoas ilíaco) están muy tensos.

La articulación sacroilíaca inflamada puede proyectar dolor a diferentes zonas de la pierna:

  • la nalga
  • la zona posterior del muslo
  • la ingle
  • en la zona anterolateral

Naturalmente, la articulación sacroilíaca derecha e izquierda pueden inflamarse a la vez y presentar síntomas en ambas piernas.

4. Sobrecarga del músculo piramidal (o piriforme)

musculo piramidal
Músculo piramidal

 

El piramidal es un pequeño músculo que está justo debajo del músculo glúteo (en la parte de atrás de la pelvis) y que está en estrecho contacto con el nervio ciático.

Si el piramidal está muy contraído, puede irritar el nervio, “imitando” así las molestias que provoca una hernia lumbar (cuando provoca una “ciática).

Sin embargo, hay que tener en cuenta algunos detalles , como por ejemplo:

  • Si el piriforme está excesivamente contraído, probablemente haya una razón, y debe ser encontrada
  • Cuando el problema es una simple contractura muscular, debe haber una buena respuesta a los ejercicios o tratamientos terapéuticos
  • No todas las personas tienen el piramidal en contacto con el nervio ciático

Hay variaciones anatómicas entre una persona a otra, por tanto, hay en personas que el piramidal está en contacto con el nervio ciático y en otras personas no lo está.

Por tanto, cuando el problema es la sobrecarga del piramidal, podemos esperar dolor:

  • en la zona de los glúteos
  • en el recorrido del nervio ciático, es decir, la parte posterior del muslo y la pierna

5. Sobrecarga del músculo psoas ilíaco

El psoas ilíaco es un músculo que está de moda, y es normal…

De hecho, es un músculo muy importante.

El músculo psoas ilíaco se inserta:

  • en la parte delantera de la columna vertebral
  • en la pelvis
  • en la zona anterior del fémur

En su viaje entra en estrecho contacto con órganos importantes: especialmente con los intestinos, pero no es raro que los problemas con el útero y los ovarios también se reflejen en el psoas.

No solo eso: en estrecho contacto con el psoas también se encuentra el nervio femoral y una serie de arterias y venas que van al miembro inferior.

Músculo Psoas

El psoas también entra en contacto con otra estructura muy importante: el músculo diafragma, principal músculo respiratorio.

Las personas con frecuentes estados de ansiedad y estrés suelen tener una respiración muy superficial y un diafragma muy contraído.

En consecuencia, este estado de contractura puede “extenderse” al “vecino” más cercano, el psoas ilíaco.

Con toda probabilidad, esta es la razón por la cual los estados de ansiedad y estrés pueden provocar dolor en la región anterior de los muslos.

En caso de sobrecarga del psoas ilíaco, es típico experimentar dolor:

  • en la ingle
  • en la parte anterior del muslo (debido a la compresión del nervio femoral)
  • en el bajo vientre

Dolor de espalda y piernas débiles: ¿siempre es un problema lumbar?

Es diferente sentir debilidad que sentir dolor.

Hay que distinguir dos tipos de situaciones:

  • mis piernas se sienten débiles y cansadas, pero los movimientos son normales (puedo hacer lo que quiero)
  • Tengo un impedimento real con respecto a uno o más movimientos

En el primer caso, los mecanismos son los mismos que para el síntoma “dolor”: sobrecarga muscular y/o ligera irritación de los nervios.

En consecuencia, los ejercicios que veremos a continuación también pueden ser útiles sobre este síntoma.

En el caso de que exista un impedimento real para el movimiento, o incluso la imposibilidad de mover un músculo, debe informar inmediatamente a su médico.

En este caso, de hecho, puede haber una compresión severa en uno o más nervios, una condición que debe determinarse lo antes posible.

El ejemplo más típico es el de la imposibilidad de caminar sobre la punta del pie cuando el nervio ciático está fuertemente comprimido.

¿Qué pruebas y visitas pueden ser útiles?

Importante: lo primero que debes hacer cuando tienes un problema de salud es comunicárselo a tu médico, y confiar en lo que te recomiende.

Luego, su médico podrá recomendar visitas a cualquier especialista, según el caso (generalmente traumatólogo o neurólogo).

Las pruebas que pueden ser útiles en estos casos son la resonancia magnética de columna lumbar y la electromiografía.

La resonancia lumbar permite comprobar la presencia de grandes hernias o estenosis del canal vertebral.

Sin embargo, ten cuidado: la presencia de hernias discales y/o protusiones es normal incluso en personas perfectamente sanas.

¡No te asustes por un informe de resonancia magnética, por favor!

La electromiografía estudia el comportamiento de los nervios: gracias a ella podemos conocer el correcto funcionamiento de los nervios del miembro inferior.

Cuando hay una compresión significativa de los nervios por problemas de la columna, estos son claramente visibles en la electromiografía.

Consejos y ejercicios para resolver el problema.

Llegados a este punto y antes de conocer los ejercicios, supongo que ha hablado del problema con su médico y que ya ha hecho lo que le aconsejó.

A menudo, el problema del dolor en las piernas persiste porque una vez descartadas las patologías, casi nunca se aconseja a la persona que se someta a un programa de rehabilitación adecuado.

A menudo se recomiendan aplicaciones de antiinflamatorios y/o analgésicos (láser, tecar, manipulaciones, etc…) pero el camino reeducativo siempre queda en último lugar.

Esto a pesar de que los estudios científicos identifica los ejercicios de rehabilitación como uno de los tratamientos más efectivos para los problemas de la espalda.

Aquí abajo te propongo dos ejercicios que son útiles para reacondicionar uno de los músculos más críticos en todas las situaciones de las que te hablé en el artículo: el psoas ilíaco.

Primero haremos un automasaje sobre el cuádriceps y después un estiramiento específico sobre el psoas.

Ejercico #1: automasaje cuádriceps

Para hacer este ejercicio necesitas una pelota de baloncesto bien inflada o un balón medicinal.

Ejercicio #2: Estiramiento psoas

Para hacer este ejercicio necesitas una esterilla y la pared para apoyarte o un taburete.

Conclusión

El dolor lumbar que baja a las piernas no es un problema sencillo de explicar y tratar.

De todas maneras, con las indicaciones adecuadas y con una buena reeducación, es un problema solucionable en la mayoría de los casos.

Los ejercicios que te he propuesto pueden ser demasiado difíciles o demasiado fáciles para ti.

Pruébalos y hazme saber abajo en comentarios cómo te ha ido.

Si tienes alguna petición en particular, escribe abajo en comentarios.

Un fuerte abrazo,

Sheila

Mejora tu postura, alivia tu dolor de espalda. Accede al mini curso postural gratuito!

Leave a Comment