Es por esto que el “hazlo tú mismo” es más poderoso que cualquier terapia

Un gran número de personas cree que cuando tienen un dolor de espalda, un problema postural u otro problema de los que yo trato, su única solución a este dolor es ir al terapeuta, sin darle importancia al ejercicio.

En general se piensa que no podemos hacer nada por nosotros mismos para mejora la salud, que tenemos que ir a un profesional.

ARREGLARSE UNO MISMO

Y es totalmente lógico este pensamiento: porque todos los días recibimos información de profesionales que nos dan a entender que ciertas patologías/dolores son muy complicados (y a veces es así) como el dolor de espalda, las hernias discales, problemas posturales…

Si tú también crees que “de la salud solo se deben ocupar los expertos”, sigue leyendo el artículo: te explicaré por qué a veces las terapias fallan y por qué tu colaboración en la terapia es mucho más potente.

Te mostraré cómo el remangarte las mangas” es mucho más productivo que el buscar el enésimo experto con la enésima terapia milagrosa.

En este artículo me refiero en particular a la fisioterapia, y por tanto a dolores de espalda y problemas posturales.

¿Quieres remangarte las mangas para resolver tu problema, pero no tienes tiempo? Entonces lee este artículo sobre cómo encontrar tiempo para hacer ejercicio.

¡Empezamos!

Te sirve un terapeuta que te muestre un camino terapéutico y no uno que te lo haga todo él

Cuando tenemos dolor de espalda pensamos que alguna de nuestras “piezas” no funciona: por tanto, vamos al fisioterapeuta /osteópata para que nos “ajuste” y nos quite el dolor.

Un fisio / osteópata claro que te quita el dolor.

Pero nuestras técnicas de fisioterapia / osteopatía te pueden ayudar como “punto de inicio”, a desbloquear ciertos puntos críticos, pero en realidad:

“Si quieres estar bien a largo plazo,  más eficaz que lo que hace el terapeuta es lo que haces por ti mismo/a”

Porque no podemos ajustarte como a un coche.

IMPORTANTE

El objetivo de este artículo no es que no acudas al médico o a tu terapeuta de confianza, todo lo contrario.

El objetivo de este artículo es:

  1. Hacerte entender que una serie de hábitos en tu estilo de vida, como alimentación, ejercicio y otros factores, son más eficaces que muchas terapias o medicamentos
  2. Hacerte entender que muchas terapias fallan porque solo buscan arreglarte de una manera “pasiva”
  3. Hacerte entender que … ¡muchas cosas no las sabemos! Yo antes también decía: “te duele la cervical debido a tu hernia”. Pero si vas a mirar las estadísticas descubres que el 87 % de las personas sin dolor  presentan algún tipo de hernia discal en la cervical o abombamiento discal en las radiografías.

Dicho esto, la opinión de tu médico y el diagnóstico son NECESARIOS.

Si miras cuántas personas con dolor de espalda o dolor cervical a causa de un grave problema necesitan operarse, ves que son menos del 1%.

Menos del 1% no es 0, así que tienes que estar seguro/a de entrar en el restante 99% de personas que “solo” tienen una discopatía, hernia, artrosis, …

4 motivos por los que tu potencial puede ser mayor que el de tu terapeuta

Para sostener lo que escribo, me apoyo de los datos publicados en la web espalda.org, web actualizada de las últimas investigaciones científicas sobre los problemas de la espalda, llevada a cabo por el doctor/ investigador especialista en espalda Francisco Kovacs y sus colaboradores.

También me apoyo sobre mi colega italiano Marcello Chiapponi, quién es el fisioterapeuta más seguido en Italia gracias a sus informaciones útiles y sencillas.

1) Tu margen de mejora está en los MÚSCULOS

Un fisioterapeuta no puede modificar con sus manos los huesos, así que cualquier problema como el dolor de espalda, de cuello o dolores articulares mejoran gracias a los músculos.

Con las manipulaciones o terapias en general, se da un potente ESTÍMULO a los músculos, que se relajan y te hacen sentir menos dolor.

Incluso un osteópata te “recoloca” la vértebra en su sitio, y la vértebra se volverá a descentrar gracias a la tensión en los músculos.

El tener menos dolor viene dado porque se ha convencido al sistema nervioso de soltar/relajar al músculo.

Pero no porque se haya modificado el tejido muscular.

¿Cuál es la terapia que a largo plazo trae más modificaciones al tejido muscular?

El EJERCICIO.

El ejercicio puede estar programado por un profesional, pero es algo que debes hacer tú, por tanto se trata de una TERAPIA ACTIVA.

2) La mayor parte de las causas no vienen tratadas con terapias

Hay muchísimos artículos científicos que, con respecto al dolor de espalda, dicen que:

“La mayoría de estos problemas vienen dados por un mix de causas, como la alimentación o el estrés emotivo.”

Por tanto, no son solo problemas mecánicos de músculos y huesos.

Si no tomas en consideración el metabolismo (alimentación) y el sistema nervioso, corres el riesgo de centrarte solo en una pequeña parte del problema.

¿Alimentación y gestión del estrés qué son? Son acciones ACTIVAS, que claramente no mejoran tumbándote en una camilla.

3) Hoy en día no hay una cura que se haya demostrado más efectiva que otras

En todos los estudios  científicos, la mayor eficacia se observó con acciones que involucraron la participación activa del paciente: ejercicio, ergonomía, estilo de vida …

En resumen, gastar tiempo en cuidarse es más productivo que gastar dinero en terapia.

4) La relación causa-efecto que hacemos muchas veces no tiene una base real

Tienes dolor de espalda.

Te hacen una resonancia.

Te encuentran una hernia discal.

“Aquí tienes, tienes una hernia discal, ¡por eso te duele la espalda!”

Sentenciado/a: a partir de ese momento, estarás destinado/a a tener dolor de espalda porque “tienes una hernia discal (o parecido)”.

De hecho, los números nos dicen que NO ES ASÍ.

Discopatías, hernias discales, protusiones y artrosis se encuentran en un porcentaje muy alto de personas sin dolor.

Solo 1% de las hernias discales provocan síntomas.

En consecuencia: no dejes que un diagnóstico te condicione. Si trabajas sobre los aspectos que te hablo, te podrás encontrar muy bien incluso teniendo hernia de disco.

Conclusión

Espero que este artículo haya sido claro: no es verdad que ciertas cosas solo se tienen que ocupar los profesionales, porque como has visto hay mucha confusión.

Seguramente los aspectos que están bajo tu control (actividad física, alimentación, gestión del estilo de vida) son MUCHO más potentes que cualquier terapia, sobre todo a medio-largo plazo.

Para un “punto de inicio”, el terapeuta te puede venir muy bien y te puede ayudar mucho, siempre y cuando éste no te condicione mucho con su opinión.

Para hacerlo tú mismo y mejorar tus dolores/molestias, he creado un mini curso postural completamente gratuito. Aunque el título sea “postural”, son ejercicios que no solo mejoran tu postura, sino que también te van a aliviar mucho tu dolor de espalda.

Accede al mini curso haciendo click en el enlace al final del artículo. Solo tienes que añadir tu email y te llegará 1 ejercicio al día durante 5 días.

Un abrazo

Sheila

PD – Antes de dejarte tengo una cosa muy importante que decirte: he credo un mini curso gratuito para mejorar la postura. Más de 10.000 personas han ya accedido a él y han obtenido beneficios. Hazlo también tú: accede al curso gratuito ahora mismo.

Mejora tu postura, alivia tu dolor de espalda. Accede al mini curso postural gratuito!

2 thoughts on “Es por esto que el “hazlo tú mismo” es más poderoso que cualquier terapia”

    • Hola Carmen, para poder aconsejarte mejor necesito saber qué zona de tu espalda te molesta, edad y si tienes alguna patología en la espalda (hernia, artrosis, …)

      Gracias

      Reply

Leave a Comment